03/25/02 
 

516 West 181st  Street, New York, NY 10033

Tel.: (212) 927-2561    Fax: (212) 927-2763

  GLPHS Networks>GLHS>Welcome
:: G  L  H  S ::
::Information
::Parents
::Faculty
::Students
::Depts::
::Art
::English
::Math
::Music
::Science

::Social Sts

::Spanish
::iStudent

::GLHS News

::iHomework
::Resources
::Student Gov
::BOE Links
::Atlschools
::NYC BOE
::Teach.Net

 

Gen. Gregorio Lupeon

1839-1897

About Gregorio Luperon (sap)
 
  General Gregorio Luperon  
 

  Restaurador y patriota nativo de Puerto Plata. Naci� en el a�o de 1839. Hijo de Nicolasa Luper�n una inmigrante de color inglesa, due�a de un ventorrillo y para qui�n de ni�o, tuvo que vender pi�onate en una bandeja por las calles, para ayudar al sostenimiento del hogar. Aprendi� primero el ingl�s, lengua que se hablaba en su casa, que el espa�ol. Cuando apenas ten�a catorce a�os, mostraba una fuerza de car�cter y una dedicaci�n al trabajo de hombre hecho y derecho, lo que hizo que Pedro Eduardo Dubocq, comerciante establecido en Puerto Plata, lo encargara de dirigir los trabajos de cortes de madera que ten�a en Jamao. Desempe�� este trabajo a cabalidad, aprovechando adem�s la biblioteca existente en la casa de campo que el se�or Dubocq pose�a en el lugar, para cultivar su esp�ritu.

     Teniendo solamente veintid�s a�os cuando se produce la anexi�n, el joven Luper�n siente en lo m�s �ntimo de su ser, la rebeld�a contra el nuevo estado de cosas y, solo, castiga a los malos dominicanos que se atreven, en su presencia, a menospreciar lo dominicano. Habi�ndole dado una paliza a uno de �stos, fue hecho preso pero escap� de la c�rcel, buscando refugio en Hait� desde donde se traslad� a los Estados Unidos. Poco tiempo despu�s regres� clandestinamente por Monte Cristi, tomando parte en el levantamiento de Sabaneta en 1863.

    Derrotados los insurrectos, se retir� a las monta�as y desde ellas busc� refugio en La Vega, fomentando clandes�tinamente la rebeli�n, hasta que, despu�s del Grito de Capotillo se uniera al sitio de Santiago, d�ndosele la jefatura de un Cant�n y poco despu�s el rango de General. Hombre de un "valor fabuloso" como fue calificado siempre, descoll� de inmediato de entre sus compa�eros, por su acen�drado patriotismo y por su combatividad iniciativa en la acci�n. Reconocidos sus m�ritos por el Gobierno de Santiago, se le design� Jefe Superior de Operaciones en la Provincia de Santo Domingo, donde deb�a enfrentar al grueso del ej�rcito espa�ol, comandado por Pedro Santana.

     Las grandes dotes de guerrero de Luper�n fueron puestas de manifiesto en la campa�a que llev� a cabo contra el poderoso y disciplinado ej�rcito espa�ol, puesto que en inferioridad de hombres, de armas y de medios, supo desarrollar una guerra de guerrillas que desgast� a la poderosa fuerza espa�ola.

     Independiente en la forma de llevar la guerra se malquist� con sus superiores por lo que se le relev� del mando. Regres� a Santiago, dond� acept� el cargo de Vicepresidente de la Junta Gubernativa. Restaurada la Rep�blica regresa a su pueblo rodeado de la admira�ci�n y el cari�o del pueblo dominicano que reconoce en �l, al m�s firme palad�n de los ideales patrios. Desde all� se opone al regreso al poder de B�ez y es expulsado del pa�s, pero a los pocos meses est� nuevamente de regreso integrando el movimiento llamado del Triunvirato que en poco tiempo derroca a B�ez y se hace gobierno.

     Disuelto el Triunvirato en 1866 en favor de la constitucionalidad, asume la Presidencia de la Rep�blica el General Jos� Mar�a Cabral.

     Derrocado el gobierno de Cabral en 1868, Luper�n se ve obligado a salir de la Rep�blica, desde donde despliega una intensa campa�a de oposici�n a las pretensiones anexionistas de B�ez y logra preparar una expedici�n, llamada del Tel�grafo, por el nombre del barco que se utiliz� para la misma. Fracasada la expedici�n revolucionaria por la intervenci�n de los Estados Unidos, tuvo que alejarse de las costas dominicanas. Sin embargo, ante la inminencia de la posible anexi�n a los Estados Unidos, Luper�n no desmaya en su lucha contra B�ez y los anexionistas, recabando el apoyo de la opini�n p�blica latinoamericana y enviando protesta tras protesta al Senado de los Estados Unidos.

     Expulsado B�ez del poder por la Revoluci�n Unionista en 1873, pudo Luper�n retirarse a Puerto Plata, aunque manteni�ndose siempre alerta, para defender la integridad de la Rep�blica y la libertad ciudadana. Al ascender al poder Ulises Espaillat, Luper�n accede a desempe�ar el cargo de Ministro de Guerra y Marina por entender que deb�a cooperar con un gobierno respetuoso de los derechos ciudadanos, presidido por un pa�triota esclarecido como Don Ulises Espaillat. A pesar del decidido apoyo de Luper�n, el Presidente Espaillat se vio obligado a renunciar.

     Nuevamente exilado, Luper�n debe esperar m�s de dos a�os, que sus antiguos enemigos Gonz�lez y B�ez se alternen en el poder para regresar nuevamente a la patria.

     Al ser derrocado el gobierno de C�sareo Guillermo, se establece un gobierno Provisional presidido por Luper�n, con sede en Puerto Plata, que, durante los catorce meses de su ejercicio, trajo la paz, la libertad y el progreso al pueblo dominicano, llevando al pa�s a unas elecciones limpias en 1880 en que fue electo Presidente de la Rep�blica el Presb�tero Fer�nando Arturo de Meri�o, respaldado por Luper�n, que m�s tarde se retir� a Europa siendo designado Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario. Regresado al pa�s es nombrado Delegado del Gobierno en el Cibao durante el r�gimen de Francisco Gregorio Billini y as� al renunciar �ste en 1885, se encuentra del lado del Vicepresidente Alejandro Woss y Gil.

     Al estallar la revoluci�n en 1886, desde su cargo Luper�n se enfrenta a �sta en Puerto Plata contribuyendo al triunfo de Ulises Hereaux y la ascensi�n de este a la Presidencia en 1887.

     Arrepentido, tempranamente, al darse cuenta del car�cter y las inten�ciones dictatoriales de Lil�s, se va al exterior a combatirlo, pero no pudo realizar una campa�a efectiva, por la falta de apoyo del Gobierno Haitiano. Enferm� de gravedad en Saint Thomas y fue buscado por el mismo Ulises Hereaux, muriendo en su pueblo natal el 21 de mayo de 1897.

 
Schools Links1
Regent Reference
Math
Science & Biology
Social Studies
News & Events
Imunexis
nyc.boe.org
Research Links
New York City Library

 

   Contact Us    Info@LuperonHS.org    School  Newspaper   
   � 2001 GLHS Networks. All rights reserved.